Transición jugador-entrenador y el Derecho del Fútbol

La transición jugador-entrenador y el Derecho del Fútbol implica un cierre técnico-estratégico en función de las oportunidades de profesionalización.

Es el tema abordado en videoconferencia «Transición jugador-entrenador y el Derecho del Fútbol» por Sebastián Abreu, futbolista ejemplar y de amplia trayectoria Martín Acosta y Luis Fernández, especialista en Derecho Deportivo y Coordinador Académico de Universitas organizada por Universitas Fundación.

Derecho del Fútbol: transición futbolista-entrenador

La experiencia de un futbolista con tan amplia trayectoria en el mundo del Fútbol es inigualable. Comenta Abreu que la suya aún no ha concluido.

La llevo dentro de mí mismo y necesito darle el cierre necesario y luego prepararme para ser entrenador.

El aprendizaje con los entrenadores refuerza lazos de afinidad en cuanto rasgos de personalidad, formas de trabajar y vinculación con el grupo.

El manejo del grupo fue la prioridad de todos; su concepción del futbolista como ser humano, lo más atrayente y digno de reeditar en nuevas experiencias.  

El manejo de las contrataciones, otro aprendizaje. Nunca hubo cláusulas excepcionales que se debieran rechazar, tampoco violación del pacto de caballero típico en los clubes de México.

Uno de los contratos más complejos fue con Israel; a pesar de la barrera del idioma, la experiencia fue nutritiva.  

El entrenador y sus retos para la transición 

El principal atributo de un entrenador es dedicarse a su grupo de trabajo sin mezclar lo profesional con lo emocional, lo profesional con la realidad. 

Su principal responsabilidad, una vez firmado el contrato, es estar “espalda con espalda”, siempre buscando alternativas. 

La omisión sería un grave error, también incurrir en el egocentrismo o dictar cátedras; de lo que se trata es de transmitir experiencias de vida.

También te puede interesar:  Jóvenes Juristas en #SIProcesalDelTrabajo

Ese respaldo del equipo se adquiere con autocrítica, sin individualismos; lo contrario no funciona, altera la armonía y el rendimiento.  

La profesionalización es fundamental para un entrenador;  el nuevo Reglamento FIFA para agentes parece orientarse en esa dirección.

Los aspectos más recomendables a incluir, en opinión de Abreu, es la regulación de  los tiempos del torneo, las contrataciones y la transferencia de jugadores.

También es importante afiliarse a los sindicatos porque refuerza el respaldo que debe existir entre los asociados, aún no previsto en los contratos. 

¿Deseas conocer más sobre los aspectos legales del Fútbol?

Universitas Fundación te invita a participar en el Seminario Internacional de Derecho Deportivo, Derecho del Fútbol, una experiencia 100% virtual e internacional que pone especial énfasis en las regulaciones jurídicas desde la práctica, para que logres ampliar tu mercado profesional de manera exponencial. 

Puedes obtener más información en https://universitas.site/derecho-del-futbol/

Se encuentra abierto el lapso de postulaciones para el seminario. Puedes postularte para una beca aquí 👉https://mailchi.mp/31ef81eb9726/beca

Los retos de la transición futbolista-entrenador y el Derecho del Fútbol

La trascendencia de los roles en el mundo del Fútbol representa un desafío, un reto verdaderamente atípico.

Decidí asumir el rol de entrenador -comenta Abreu- siendo futbolista. Tengo claro que no es lo que quiero para el futuro. Salvo que venga una posibilidad muy linda como entrenador, dejo de jugar.

La experiencia profesional es requisito indispensable para hacer el tránsito; preserva el necesario equilibrio entre lo humano y lo futbolístico.

El doble vínculo futbolista-entrenador es una experiencia de vida que el club aceptó -adujo Abreu- aunque no es lo mejor. 

La especificación de detalles en los contratos en situaciones atípicas como ésta, también es fundamental. El entrenador tiene especificidad y atributos propios.

También te puede interesar:  ¿Por qué debo saber de derecho deportivo?

Una nueva familia lo acompaña, su equipo de trabajo, tanto así que los contratos, generalmente, contemplan una distribución de 60-40%.

El Reglamento FIFA prevé una mayor profesionalización para los agentes, previa unificación de criterios.

La situación ideal es hacer el  cierre ideal como futbolista y  subsecuentemente, dedicarse al entrenamiento con claridad y compromiso. 

En fin, ser responsable y leal porque la vida y la dignidad no se negocian. Y lo que trato es de buscar caminos que, aunque gane menos, se que levantaré la cabeza y miraré a los ojos de quienes se me crucen.  

Si te interesa ampliar la información visita la videoconferencia aquí.