Los metadatos y las pruebas electrónicas hasheadas

Los metadatos, en  pruebas electrónicas hasheada, tienen valor probatorio en hechos de relevancia jurídica.

Este tema lo abordó José Luis Tamayo, abogado especialista en Derecho y privacidad digital, en la conferencia «Metadatos en la mira»: el poder oculto en juicio de las pruebas electrónicas hasheadas» organizada por la Cátedra Jorge Rosell y Universitas Fundación.

Importancia de los metadatos y las pruebas electrónicas hasheada

Un documento electrónico es una evidencia digital creada, transmitida y almacenada en un dispositivo electrónico como el correo electrónico, mensaje de datos de WhatsApp, documento Word y archivo PDF, entre otros.  

Estos archivos, como documentos en formato digital, pueden ser pruebas electrónicas en tanto posean información con relevancia jurídica de un determinado hecho. 

Como archivos identificados con un nombre, también tienen extensión. Por ejemplo: Word es pun docx; PDF, pun PDF; un video, punto mp4 y los de texto plano, sin negritas y subrayado, como los chat de WhatsApp.

Este conjunto de documentos electrónicos poseen metadatos, identificación o datos que describen otros datos que determinan todas sus propiedades. 

Específicamente, la fecha de creación y modificación del documento; el ordenador, laptop, teléfono celular o computadora con el que se hicieron las modificaciones; los bytes de extensión, caracteres y líneas que posee. 

Por consiguiente, los metadatos son de vital importancia porque garantizan la integridad del documento electrónico, el cual, dada su volatilidad, puede ser alterado o modificado. 

 Las pruebas electrónicas hasheada a partir de los metadatos

Los metadatos son una herramienta fundamental, según Tamayo, ya que como documentos primigenios, también son:   

metadato estrella con un alto valor probatorio porque contienen datos como fecha y hora de su creación los cuales se deben preservar sometiéndolos al proceso de hashing. 

Este procedimiento contempla la aplicación de un algoritmo matemático o función hash y de esa manera hacerlos resistentes a una colisión.

Una vez obtenido el código o valor hash, esto es, la cadena Alfa numérica de longitud fija, se obtiene la huella digital del documento electrónico. El código hash resultante será  completamente distinto al código hash inicial. 

  • La mayor o menor complejidad de la estrategia que asuma el abogado -comenta Tamayo-, reside en la controversia de preservar la prueba ajustada a los parámetros recomendados. 
También te puede interesar:  Aspectos probatorios en relación con el principio de legalidad

Por lo tanto, la preservación del documento electrónico primigenio es de vital importancia para así evitar cualquier mínima modificación o alteración dolosa. 

La práctica en Venezuela con los documentos electrónicos

La jurisprudencia venezolana, entre los años 2005 hasta 2024, ha emitido sentencias en la Sala de Casación Civil promoviendo como pruebas, documentos electrónicos. 

No obstante y según lo previsto en la Ley de Firmas (art. 4),  su valor probatorio es muy débil, equivalente al de una fotocopia simple; y si el documento es impugnado, el promovente debe  demostrar su autenticidad e integridad. 

Por lo tanto, para Tamayo:

…el abogado no debe incurrir en una actitud pasiva ni tan cándida y esperar la impugnación porque sería una actitud anacrónica en plena era digital. Necesita  promover, con su verdadero valor probatorio, un correo electrónico, un chat de WhatsApp, una historia de Instagram y tantos otros.

La promoción de estos documentos electrónicos deben ser en su versión original y digital, metadatos incluidos y antes de proceder a su impresión. De esta manera no se incurre en la  presentación de un documento falso. 

Según la Ley de mensajes, datos y firmas electrónicas (art. 7) el documento debe promoverse  textualmente con los mensajes de texto transmitidos por redes sociales en cualquier plataforma de comunicación, sincrónica o asincrónica.  

Por ejemplo, en el caso de correos de Gmail se accede al menú de opciones, pulsando los tres punticos a la derecha y en «mostrar el original», se accede a la serie de metadatos y se garantiza la integridad del correo electrónico. 

Igualmente, los chat de WhatsApp se pueden exportar como correo electrónico e incluir los metadatos: fecha, duración, interlocutores, teléfono de la conversación. 

También te puede interesar:  El crimen organizado en Venezuela, lucha contra la corrupción

Reitera Tamayo que estos procedimientos no son complicados; es cuestión de capacitación y formación por parte de los colegas abogados en cuanto a cómo obtener, preservar y promover las pruebas electrónicas.

¿Te interesa conocer más sobre este tema? 

Universitas Fundación te invita a participar en el Seminario Internacional de Derecho Comparado: Derecho Procesal Penal el cual hará énfasis en: Sistemas procesales penales, evolución y tendencias. Principios y Garantías del proceso penal. Sujetos procesales. La prueba en el proceso penal. Medios de resolución de los conflictos.

Si quieres ampliar esta información visita 👉https://universitas.site/procesal-penal/

Si te interesa participar, puedes postularte por una beca aquí 👉

Valor probatorio de los documentos electrónicos hasheados

Las potenciales pruebas, con relevancia jurídica son los documentos electrónicos primigenios, con formato nativo y código hash; deben preservarse en memoria externa como disco de CD, DVD pendrive. 

Una vez promovida la prueba en formato original, debe hacerse sin perjuicio de su impresión. En caso de impugnación se recurre a los metadatos, registro tipo cadena de custodia, y así fijar la trazabilidad del documento. 

De tal manera que al ordenarse una pericia informática, el experto determine el código hash de los documentos promovidos como garantía de su integridad. 

Esta experticia informática siempre va a ser necesaria en materia penal; los intereses que están en juego son, precisamente, la libertad y la seguridad de las personas. 

El compendio de protocolos en materia penal, vigente desde 2017, establece, específicamente, los lineamientos de los dictámenes periciales importantes en el fortalecimiento de la investigación penal.

Este compendio, estructurado en diez protocolos integra, en el primero, el manual único de cadena de custodia de evidencia física; su uso es obligatorio para todos los organismos involucrados.

El Código Orgánico Procesal Penal (art. 187) se refiere a las evidencias digitales y cómo éstas se adquieren desde la nube las cuales se deben ajustar a los cánones estándares internacionales según las normas ISO 27037 del 2012.

También te puede interesar:  El derecho penal y sus desafíos en tiempos difíciles de covid-19

Así como también, el protocolo prescribe que la extracción de toda evidencia electrónica internacional, como evidencia digital, debe clonar y duplicar la información y así extraerle su código hash. 

En fin, las pruebas electrónicas y el código hash son evidencias digitales indispensables en estos  tiempos de digitalización en los procesos jurisprudenciales. Del adiestramiento y la experticia de la praxis profesional depende la evacuación de pruebas íntegras e irrefutables. 

Si te interesa ampliar la información sobre este tema visita la videoconferencia aquí 👉https://www.youtube.com/watch?v=bxDB3yePSYU